Consejos antes de hacerte un tatuaje

Lucir un tatuaje en esta época no es algo tan inusual como antes, los tatuajes se han ido integrando a la sociedad poco a poco y aunque todavía se elige con el objetivo de destacar entre los demás no necesariamente es un sinónimo de rebeldía. Tal vez quieras hacerte un tatuaje y no sabes por donde comenzar, te invitamos a leer el siguiente artículo donde encontrarás valiosos consejos antes de hacerte un tatuaje.

 

Todo tatuaje implica una dosis de dolor

Sin entrar en rodeos, tatuarse es doloroso, cada vez que la aguja de la máquina de tatuar penetra en la piel para introducir la tinta por debajo de la epidermis, se crean pequeñas lesiones o agujeros y no estamos hablando de unos cuantos sino de muchas dependiendo aún más de la extensión del tatuaje, mientas más grande es el tatuaje la lesión será mayor.

El tema del dolor es uno de los puntos que más preocupa a los que piensan tatuarse por primera vez. Esto dependerá de cuánta tolerancia al dolor tiene la persona, algunos son muy resistentes mientras que otros el solo hecho de hablarle de agujas es suficiente motivo para asustarse. Si eres de estos últimos que no toleran fácil el dolor o los objetos punzantes te causan fobia, entonces los tatuajes no son para ti, trata de buscar otra opción para decorar tu cuerpo.

 

Dolor tatuaje

 

Niveles de dolor

También hay que tener en cuenta que el nivel de dolor varía de acuerdo a la zona en que te vas a tatuar. Hay lugares donde la cantidad de músculo es mayor y el dolor es menos intenso o más tolerable, en otros lugares hay muchas terminaciones nerviosas y tendrás que sufrir un poco más. Las zonas más dolorosas son: pies, tobillos, pecho, costillas, cuello y orejas. Mientras que la parte exterior de los brazos y los muslos pueden ser menos dolorosas.

 

Los tatuajes son para siempre

El otro asunto que impide a muchos hacerse un tatuaje es que los tatuajes son permanentes y aunque se han desarrollado técnicas de rayo láser para eliminarlos, estas son costosas y requieren de muchas sesiones. Por ello, cuando alguien decide hacerse un tatuaje es porque tiene la seguridad de llevar esta marca de por vida.

Teniendo presente esta premisa, debes decidir sabiamente el tipo y diseño de tatuaje que vas a hacerte. Analiza los motivos que te impulsan, habla con un amigo que ya se haya hecho un tatuaje, consulta con el tatuador. Toma todo el tiempo necesario para ver modelos de tatuajes o para crear un estilo propio.

 

Tatuaje brazo

 

A veces menos es más, otras veces, más es mejor

Debes decir si tu tatuaje será algo pequeño o algo más grande. Aquí todo dependerá de las circunstancias. Si eres primerizo y no has experimentado el dolor de tatuarse y aun no sabes si eso de llevar tatuajes es lo tuyo, entonces en este caso se cumplen las palabras: menos es más. Escoger un diseño pequeño tiene grandes ventajas cuando quieres hacerte algo discreto que puedas mostrar cuando te parezca o de acuerdo a las circunstancias.

Si por el contrario eres más arriesgado o ya te has tatuado, decidirse por un motivo grande que abarque un espacio del cuerpo extenso en definitiva es algo que valdrá la pena. Los tatuajes en la espalda o en forma de manga en los brazos son excepcionales. Analiza tus circunstancias y busca lo mejor para ti.

 

Tatuaje pequeño corazones

 

Busca sólo profesionales

Cuando se trata de hacerse un tatuaje no hay que escatimar en gastos y esfuerzos en buscar a un experto en la materia. La técnica de tatuado es similar a una cirugía menor, por ello debes encontrar personas que sepan hacer este trabajo sin hacer daños mayores. Busca una sala de tatuajes reconocida, pide las credenciales al tatuador, observa los trabajos realizados anteriormente, pregunta a personas que ya hayan usado su servicio.

 

Tatuador profesional

 

Conoce los riesgos implicados

Debes conocer bien cuáles son los riesgos que conllevan tatuarse la piel, esto es  necesario cuando vas a  hacerte un procedimiento que implique lastimar la integridad física de tu cuerpo. Existen algunos riesgos y complicaciones derivados de la realización de un tatuaje, te comentamos algunos:

  • Posibilidad de contraer infecciones: cuando hay una herida en la piel existe siempre la posibilidad de que se contamine con algún microorganismo (bacterias, hongos, virus), si no hay una buena asepsia de los instrumentos para tatuar y de los alrededores en donde se está haciendo el tatuaje, entonces este peligro es mayor. Sin embargo este riesgo se puede reducir al mínimo si se siguen las correctas medidas de higiene y se usan agujas desechables.
  • Reacciones alérgicas futuras: cuando te realizas un tatuaje siempre tendrás una respuesta inflamatoria en la zona tatuada, esto es normal dentro de lo que cabe, porque es un mecanismo de defensa que tiene el organismo ante la lesión. Sin embargo puede suceder que luego de que el tatuaje cure, cuando ya han pasado meses, inclusive años, tengas una reacción alérgica tardía y exagerada a algún componente de la tinta, estas alergias pueden ser fuertes y peligrosas. Por ello si notas algo extraño en tu tatuaje debes acudir al médico enseguida.

 

Tatuarse no es un juego de niños

Como has visto en estos consejos antes de tatuarse, esta técnica de decorado corporal no debe tomarse a la ligera, son varios los aspectos a tomar en cuenta para hacerse un tatuaje. Los tatuajes son una expresión de nuestra personalidad y muchas veces llevan una gran carga emotiva en su realización, además implica pasar por cierto dolor y molestias en la piel durante algunos días y por último, aunque no es lo más común, existen efectos colaterales desagradables como las infecciones que pueden ser peligrosas. El hacerse un tatuaje o no es algo de decisión personal y nadie más que tu podrá saber si estás listo para pasar por esta experiencia. Sigue nuestros consejos antes de tatuarte y verás que las dudas se irán aclarando.

Deja un comentario